Bibliotecas humanas: aquellas que en vez de libros, se “prestan” y leen personas

Las bibliotecas humanas no son bibliotecas convencionales. En ellas no se ofrecen libros como tal, sino que puedes “pedir prestada” a una persona. La idea es sencilla: el usuario consulta una lista de personas en las que viene incluida las historias que tienen para compartir. Tras elegir, el usuario cuenta con media hora para escuchar a este “libro viviente” el cual le narra una historia de su vida de primera mano, pudiendo preguntarle sobre ella.

El objetivo de las bibliotecas humanas es promover el diálogo y la comprensión, rompiendo las barreras sociales y los prejuicios que muchas veces nos ponemos. Las historias que se cuentan, por lo general, son de individuos que han sido víctimas de escrúpulos o exclusión social. Algunos de los títulos que han pasado por las Bibliotecas Humanas han sido: Historia de un gitano, Veterano de la Guerra en Irak o Hijo de supervivientes del Holocausto.

Bibliotecas humanas

Desde el proyecto de Bibliotecas Humanas afirman que cualquier persona puede ser un libro humano si se desea y se siente capacitado para ello; tanto para contar como para responder a las preguntas de los demás. Solo se necesitan personas que quieran contar su historia y gente dispuesta a escucharlas.

La Biblioteca Humana se inció gracias a la ONG Stop the Violence en Copenhague en el año 2000, con el objetivo de disminuir la discriminación entre los jóvenes. Esta ya ha recorrido más de 70 lugares en todo el mundo. ¿Su principal eslogan? No juzgues a un libro por su portada.

Tamara Vargas Moreta

2 Responses to "Bibliotecas humanas: aquellas que en vez de libros, se “prestan” y leen personas"

  1. Intersante forma de socializar, todos tenemos algo que contar mas aun con experiencias acumuladas en el interin de la vida.

  2. Una brillante idea me gusta.

Enviar un comentario

(no sale publicado) *