Cinco libros sobre la lucha de las mujeres por la igualdad

Como bien sabe la mayoría de la población mundial, el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, fecha señalada por la ONU desde 1995. Todo surgió en la década de los 90, cuando representantes de 189 países y unas cuatro mil organizaciones de la sociedad civil se reunieron para “trazar un camino hacia la igualdad” y crear “compromisos firmes desde las esferas más altas” para lograrlo.  A pesar de ello y, transcurrido más de 20 años desde la fecha, ningún país en el mundo ha alcanzado la completa igualdad entre hombres y mujeres.

A continuación os dejamos con cinco títulos que tratan sobre la constante lucha que las mujeres mantienen por conseguir la igualdad, esperamos que sean de su agrado.

La mujer rota

En este libro de cuentos escrito por Simone de Beauvoir, la autora narra tres historias  sobre tres mujeres, tres relaciones de pareja. En uno de ellos, Beauvoir escribe sobre cómo una mujer puede concentrar toda su atención en el esposo, los hijos y olvidar que tiene una vida independiente, olvidar que es una persona.

La mujer rota libro

La señora en su balcón

“No quiero vivir en un apartamento de la calle Nazas, ni quiero ver a tu madre, ni ponerme tu anillo. Yo quiero el amor, el verdadero, el que no necesita nada de eso: el amor que se reconoce sin necesidad de que nadie más lo reconozca”. En esta obra de teatro de la mexicana Elena Garro, quien sitúa a las mujeres como personajes principales en el desarrollo de sus historias,  encontraremos a Clara, una mujer de 50 años de edad a punto de suicidarse.

Una habitación propia

En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer.
Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hacen que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no haya perdido ni un ápice de actualidad.
Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afilado, irónico e incisivo, Virginia Woolf narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones. Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria.

libro una habitación propia de virginia woolf

Las mujeres que leen son peligrosas

Relegadas tradicionalmente a un papel secundario y a menudo pasivo en la sociedad, las mujeres encontraron muy pronto en la lectura una manera de romper las estrecheces de su mundo. La puerta abierta al conocimiento, la imaginación, el acceso a otro mundo, un mundo de libertad e independencia, les ha permitido desarrollarse y adoptar, poco a poco, nuevos roles en la sociedad. A través de un recorrido por las numerosas obras de arte que reflejan la estrecha relación entre libros y mujeres, Stefan Bollmann rinde un sentido homenaje a las mujeres y confirma el excepcional poder que confiere la lectura.

Las mujeres que leen son peligrosas

Mujeres tenían que ser

Hace más de dos siglos, Charles Fourier aseguraba que “los progresos sociales y cambios de época se operan en proporción al progreso de las mujeres hacia la libertad”. La historia argentina, desde la conquista española hasta la actualidad, corrobora a diario la afirmación del socialista utópico francés. Las mujeres representan hoy “la mitad más uno” de la sociedad argentina, pero han cargado y cargan con buena parte del peso de la historia del país. Como protagonistas en todos los aspectos construyeron su identidad a través del trabajo, la cultura, los debates, las luchas políticas y sociales, la vida familiar, barrial y colectiva. Un papel que, por lo general, suele negarse o limitarse a la mención de unas pocas figuras a la hora de escribir la historia, en la medida en que estas mujeres se hayan destacado en tareas, roles, profesiones u oficios definidos como “masculinos”. Esta nueva obra de Felipe Pigna recorre el protagonismo de las mujeres en la historia argentina, desde las pobladoras originarias y su resistencia a la conquista europea hasta quienes obtuvieron las primeras victorias en su larga lucha por la igualdad. Describe su vida cotidiana, las condiciones legales, sociales y culturales en que la llevaban adelante, y la participación femenina en los procesos históricos, políticos y económicos, siempre mucho más destacada de lo que en general se ha difundido. Este valioso libro ilumina a las mujeres que diariamente cargaban sobre sus espaldas el peso de la historia, las que rompían los moldes que se les pretendían imponer, lo que se dijo de ellas y lo que ellas dijeron de sí mismas y del país y del mundo que contribuyeron a construir.

Mujeres tenían que ser

 

Los comentarios están cerrados.