Diez títulos imprescindibles de la literatura argentina

En esta ocasión hemos realizado una lista con diez títulos imprescindibles de la literatura argentina.

Esperamos que nuestra selección sea del gusto de los lectores.

¡Buenas lecturas!

1. ‘El Aleph’ – Jorge Luis Borges

Si cuando comentaba “Ficciones” decía que había que leer a Borges, al menos, una vez en la vida, ahora podría decir que, si alguien decide hacerlo, el libro que debería escoger es “El Aleph”.

En “El Aleph”, Borges consigue labrar una obra maestra completa. Cada uno de los 17 cuentos que lo componen es una joya en sí mismo. Aunque los temas clásicos del argentino han sido ya tratados mil veces, sólo Borges podía narrar historias de una manera en la que la magia y la inteligencia forman un conjunto que produce asombro sin límite en el lector. Y no hay que olvidar que este libro se publicó en 1949: algo que uno olvida en cuanto se sumerge en su lectura.

'El Aleph' - Jorge Luis Borges

 

2. ‘Rayuela’ – Julio Cortazar

Publicada en junio de 1963 por Julio Cortázar, es verdaderamente un hito de la narrativa latinoamericana. Ejercicio narrativo desbordante, vanguardista, proyecto de antinovela, Rayuela desde su misma publicación generó una enorme repercusión e integra, junto con Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa, y La muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes, el selecto grupo de novelas emblema de lo que se llamó en los años 60 el boom de la literatura latinoamericana.

2. 'Rayuela' - Julio Cortazar

 

3. ‘Operación Masacres’ – Rodolfo Walsh

Rayuela(1963) es la gran novela de Julio Cortázar. El libro donde el escritor argentino supo condensar sus propias obsesiones estéticas, literarias y vitales en un mosaico casi inagotable donde toda una época se vio maravillosamente reflejada. El amor turbulento de Oliveira y La Maga, los amigos del Club de la Serpiente, la s caminatas por París en busca del cielo y el infierno tienen su contracara en la aventura simétrica de Oliveira, Talita y Traveler en una Buenos Aires teñida por el recuerdo. La aparición de Rayuela fue una verdadera revolución dentro de la novelística en lengua española: por primera vez, un escritor llevaba hasta las últimas consecuencias la voluntad de transgredir el orden tradicional de una historia y el lenguaje para contarla. El resultado es este libro único abierto a múltiples lecturas, lleno de humor, de riesgo y de una originalidad sin precedentes.

 

4. ‘Cicatrices’ – Juan José Saer

La novela Cicatrices aparece en e año 1969 y es la tercera novela del escritor santafesino. En la década del ´60 la tendencia más notoria de la narrativa Argentina abarcaba variantes de Boedo, algunas formas de reflexión moral representados por escritores vinculados al Sur y el compromiso con la crítica político social de Contorno. Cicatrices plantea la relación de la literatura con la historia entendida como problema literario, evita simplismos y encara en el relato la reflexión. Saer relata la historia de un ex dirigente sindical que mata a su mujer y esto lo narra en cuarto parte de la novela para darle sentido circular a la misma. No se busca el crimen, porque desde un principio sabemos qué es lo que va a ocurrir.

 

5. ‘Cuentos de amor, de locura y de muerte’ – Horacio Quiroga

Cuentos de Amor, de Locura y de Muerte componen una de las primeras recopilaciones de relatos que Quiroga publicó, efectivamente, en ellos está ya toda toda su maestría como narrador y lo fundamental de su visión del mundo. En estas páginas se encuentran unas cuantas de sus historias inolvidables y un buen puñado de personajes que se fijarán en la memoria del lector como si los hubiera frecuentado a lo largo de una voluminosa novela. La vida de Quiroga fue una parábola trágica. Mató a un amigo accidentalmente, su primera mujer se suicidó a los pocos años de casados, fue abandonado por su segunda esposa, enfermó de cáncer y finalmente, no pudiendo lidiar con sus fantasmas, se suicidó. Cuentos de amor, de locura y de muerte es el resultado de esa vida atormentada y es donde despliega todas sus dotes.

'Cuentos de amor, de locura y de muerte' - Horacio Quiroga

 

6. ‘Los siete locos’ – Roberto Arlt

Cuando Erdosain es acusado de robar dinero de la empresa en la que trabaja como cobrador no imagina que una simple, sencilla pregunta “¿qué hago con mi vida?”va a desencadenar una serie de acontecimientos que lo cambiarán todo para siempre. Los personajes de Los Siete Locos huyen de lo establecido para buscar su lugar, un lugar oscuro y turbio pero en el que sienten que tienen el control de sus vidas. Roberto Arlt, escritor canónico de la literatura argentina, influencia inevitable para todas las generaciones de escritores posteriores, arrastra al lector por las calles orcuras de un Buenos Aires de 1930 que podrían ser de Madrid o Barcelona en 2013, y lo sumerge en la angustia de unos personajes que buscan la salida a una realidad que les aliena.

 

7. ‘La invención de Morel’ – Adolfo Bioy Casares

Un fugitivo acosado por la justicia llega en un bote de remos a una isla desierta sobre la que se alzan algunas construcciones abandonadas. Pero un día, ese hombre solitario siente que ya no lo es, porque en la isla han aparecido otros seres humanos. los observa, los espía, sigue sus pasos e intenta sorprender sus conversaciones. Ése es el punto de partida del misterio, del tránsito continuo de la realidad a la alucinación, que poco a poco lleva al fugitivo hasta el esclarecimiento de todos los enigmas. Este libro puede compararse, por derecho propio, con los relatos más perfectos de Edgar Allan Poe. Su trama ingeniosa, sabiamente desplegada y, sobre todo, la admirable originalidad de la idea en torno a la cual gira la acción, han convertido a La invención de Morel en una de las obras maestras indiscutibles de la literatura fantástica.

'La invención de Morel' - Adolfo Bioy Casares

 

8. ‘Zama’ – Antonio Di Benedetto

Publicada por primera vez en 1956, Zama está considerada de manera unánime como una de las grandes novelas del siglo veinte en lengua española. Con una escritura bella y precisa, Antonio Di Benedetto narra la existencia solitaria y suspendida de Don Diego de Zama, un funcionario de la corona española en Asunción del Paragua y que, víctima de una interminable espera, aguarda ser trasladado a Buenos Aires a fines del siglo XVIII. La de Zama no es cualquier espera, se trata de una condición existencial, angustiosa y reflexiva, en un territorio caracterizado por la lejanía, la ajenidad y la disposición para el recuerdo. Zama es la novela de un exiliado castizo, con un lenguaje intemporal y arcaico, por momentos cercano al del Siglo de Oro. Se trata de un libro perfecto, donde la cualidad filosófica se desprende naturalmente de una prosa deslumbrante.

 

9. ‘Respiración artificial’ – Ricardo Piglia

Respiración artificial se ha convertido, desde su publicación en 1980, en una novela de culto. La edición en España de algunas obras posteriores del autor permite situar este relato en el devenir de una obra que lo ha confirmado como uno de los más renovadores de la narrativa latinoamericana contemporánea. La estructura de Respiración artificial, dividida en dos partes bien diferenciadas, es muy compleja. Sirviéndose de un método parecido al de las cajas chinas las historias van enlazándose unas a otras a través de las relaciones familiares no exentas de misterio. El origen habrá que buscarlo en el oro que “el fundador” logró en California y trajo a la Argentina, permitiendo a la familia convertirse en latifundista.

'Respiración artificial' - Ricardo Piglia

 

10. ‘Los Pichiciegos’ – Rodolfo Fogwill

Los pichiciegos, una de las grandes obras maestras de la narrativa de finales del siglo XX, en cualquier lengua, narra la historia de un grupo de soldados argentinos que, tras la construcción de un refugio subterráneo, desertan, en plena guerra de las Malvinas (entre abril y junio de 1982), para crear una comunidad con sus propias leyes. Todo girará entonces en torno a sus necesidades básicas: comer, mantenerse calientes, ver en la oscuridad, no ser descubiertos… Para ello traficarán tanto con su propio bando como con el de los ingleses.

 

Los comentarios están cerrados.